jueves, 15 de septiembre de 2011

Piedra, papel o TIJERA.



Tijera… fue lo que eligió Roberto Iglesias para salir a hacer campaña a gobernador: “que se corte pero que no se rompa”. Este parece ser el nuevo lema de los radicales para las elecciones de octubre próximo. Desde la UCR se cree que la única forma que tendrá la Mula  Iglesias de llegar nuevamente al sillón de San Martín será si en octubre se corta boleta. Esto se afirma debido a los resultados de la última encuesta realizada por la consultora Reale Dalla Torre entre el 31 de agosto y el 2 de septiembre en el Gran Mendoza, San Rafael y San Martín (con 1.200 entrevistas presenciales). Se hizo a pedido del radicalismo y sentenció el temor más temido: para poder ser gobernador, Iglesias necesita despegarse de Ricardo Alfonsín, a quien el mismo ex gobernador horas después del cierre de las PASO lo calificó como el peor candidato a presidente que podía tener el centenario partido.


Las elecciones del 14 de agosto pasado dejaron muy bien parada a Cristina Fernández de Kirchner y a las oposiciones heridas de muerte. Iglesias sostiene: “los argentinos ya eligieron presidente,  ahora deben elegir gobernador”, despreciando el verdadero fin de las PASO. En estos comicios no se eligió presidente sino quienes iban a ser candidatos para octubre; siendo evidente el respaldo de los electores a Cristina. No quiere dar la discusión para no tener que polarizar; ya que si el debate ocurre, veremos que el ex gobernador está en la vereda de enfrente a la del Gobierno Nacional. A la sazón le conviene que esto no ocurra porque el 53,96% de los mendocinos votarían a CFK.


Viendo también las últimas encuestas observamos que la imagen de Iglesias, lejos de caer, se ha mantenido firme. Parte de la encuesta se realizó con el método de simulación de boletas, el mas fidedigno en estos casos. El mismo arrojó que un 19% de los votantes de CFK, un 10,5% de los  votantes que eligen a Rodríguez Saá como presidente y otro 7% de los que votan a Binner, votarían al candidato de la UCR. Se estima que el corte de boleta rondaría el 53%, algo histórico. Los datos arrojados fueron contundentes, Roberto Iglesias obtendría un  46%, Francisco Pérez el 40% y Luis Rosales quedaría relegado al tercer lugar con 6.2% de los votos. Si consideramos solamente los votos que podría sacar la fórmula Iglesias-Alfonsín juntos, vemos que tristemente llegan al 5%.
Piedra… de piedra parece ser la cara de “la Mula”. En el '99, cuando Carlos Balter fue candidato a gobernador por el PD y no llevó candidato a presidente, Iglesias dijo: “nos daría vergüenza decir que nos da lo mismo votar a cualquier candidato a presidente”, atacando así a los demócratas por plantear que se vote a cualquier presidente mientras que se elija a Balter como gobernador. Los gansos usaron esa estrategia para debilitar el "efecto De la Rúa". En ese momento no alcanzó, ya que La Alianza que postulaba a De la Rúa sacó en la provincia 49,28% mientras que Iglesias 36,70% contra un 31,05% de los votos de los demócratas. Al candidato a presidente lo votaron 92 mil mendocinos más que al candidato a gobernador por la UCR.
También favorecerá al radical el olvido de su anterior gobierno. El 34,61% de los encuestados no recordaba su gobierno. Y del 45% que lo recordada, el 15,85% tenía una imagen negativa. Fue un empecinado defensor del gobierno de De la Rúa el cual se fue en helicóptero y no terminó su gobierno, Roberto Iglesias no se fue. Esto lo utilizó para hacerse la imagen del piloto de tormenta. Por ello el 49,1% de los encuestados lo percibió como un gobierno positivo.
Papel…sólo queda el papel, las boletas en las urnas y la voluntad de los mendocinos el 23 de octubre para ver si estos números se traducen en votos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario