viernes, 2 de septiembre de 2011

¡Estampita para todos!... ¡¿ah no?!... Estampita solo para Algunos.


¿Incluir o Incentivar?. El gobierno de san Luis les regalará a los alumnos que terminen la secundaria, sin haberse llevado materias ni haber repetido ningún año 1200 dólares como incentivo. Unos 600 alumnos de escuelas públicas y privadas ya han obtenido ese dinero, a través del banco Superville. El programa se llama "Estampillas ahorro para mi futuro". No faltaron las comparaciones, de algunos medios de comunicación y comentarios en los diarios,  con la asignación Familiar por hijo; que la única condición para recibir la ayuda es que hasta los 4 años, deberá cumplirse el control sanitario y el plan de vacunación obligatoria, y a partir de los 5 años, adicionalmente, deberá acreditarse la concurrencia a establecimientos educativos públicos. Obviamente en la comparación se favorecía el  proyecto del Alberto. Se decía que mientras la asignación familiar por hijo incentiva a la vagancia, a tener hijos con tal de cobrar dinero del estado  y sin hacer nada. Este programa implementado por el gobierno puntano, proponía a los alumnos que estudiaran, una recompensa. Además de incentivar el ahorro y la filatelia. Palabras del el ministro de Hacienda de la Provincia de San Luis, José María Emer. También se dijo que se intentaba frenar la deserción escolar. Fomentando la culminación de los estudios.

Es allí donde se cambia el gato por liebre, lo que se logra en todo caso con el proyecto puntano, es ayudar a los alumnos que ya van al colegio, los que están insertos en el sistema educativo.  No se remedia nada de fondo, es un parche. En cambio con la AUH, permite  calar más en el meollo de la cuestión. Pone sus ojos en los que ya desertaron;  se les brinda la oportunidad de volver. De sentirse parte de la Argentina otra vez.  Los números son contundentes, las matriculas escolares aumentaron un 25%, se tuvieron que crear nuevas escuelas para que no se súper poblasen  los establecimientos; esto  trajo aparejado la necesidad de tener que contratar más maestros y profesores para dar mas clases. Básicamente dar mas trabajo a los profesores, los celadores, los albañiles que tuvieron que construir escuelas. Recordar que estas personas también consumen y por ende se activa el comercio de nuevo. Y a la escuela hay que ir bien vestido y calzado. También a los que fabrican vestimenta se les genera trabajo. Entonces ¿donde la AUH genera vagancia?.

Lo que se tiene que ver, es de porqué los alumnos dejan la escuela. No es por falta de incentivo. Es por que tienen que salir a laburar para llevar dinero a su casa, es por que no tienen zapatillas para ir al colegio y otros problemas mas concretos. La respuesta para todo, no es por que son vagos y no quieren estudiar. “Los argentinos son todos unos vagos”  y otras tan difundidas y famosas frases que inducen a pensar que lo de afuera es mejor a lo nacional.  Ha quedado demostrado en informes de la UNESCO que  la situación socio-económica afecta a negativamente a los alumnos en su rendimiento escolar. Además se afirma que hay una mayor progresividad  de deserción escolar a medida que disminuye el nivel de ingreso en los hogares. Según la UNESCO los dos factores más importantes que provocan el abandono de los estudios de los jóvenes, son la necesidad de entrar en el mercado laboral para ayudar en su entorno familiar y maternidad temprana. Esta exclusión educativa luego logrará más trabas a la hora de encontrar trabajo y desconocimientos de derechos laborales por una falta de cultura, lo que permitirá luego bajos salarios. Al ser bajos los ingresos en estos hogares más personas deben aportar para la subsistencia del grupo familiar. Los escolares deben salir a trabajar para aportar el dinero faltante y comienza de nuevo el círculo vicioso.

El gobierno nacional desde el 2003 ha implementado otros programas para frenar la deserción escolar que tuvo su pico más alto en el 2001-2002. Algunos de estos proyectos son: El Programa “Volver a la Escuela” destinado a los alumnos de  6 a 14 años que han quedado fuera del sistema en el año anterior y el Programa “Todos a estudiar” todos los niños y jóvenes de 11 a 18 años para que logren finalizar su escolaridad y que hayan quedado fuera de los circuitos educativos que ofrece el sistema, para el 3er ciclo de E.G.B. y el nivel Polimodal. Estos programas otorgan no solo ayuda económica si no que además brindan psicopedagogos que ayudan a los estudiantes. Además el programa “mas escuelas I y II” donde se construyeron mas de 1150 escuelas en todo el país en 8 años. El presupuesto universitario aumentó un 172% y pasó de 1.624 millones a 4.412 millones de pesos en 2007. Los salarios promedio de los docentes universitarios aumentaron un 174% en el periodo 2003-2007. Asimismo la entrega netboocks con el programa conectar igualdad. Otro herramienta es la ley de La Ley de Financiamiento Educativo que permite que el Estado participe más, otorgando mayor inversión en la educación, al contrario de las políticas de ajuste y achique del estado que nos impusieron en los 90, con el consenso de Washington. Estas medidas no son otra cosa que mayor participación del estado para reinsertar a los jóvenes que fueron excluidos.

A todo esto le faltaba un paso más, y era la AUH, que permitió creer que todavía se podía. Y como por arte de magia se aumentó la matricula escolar en un 25%... y todo lo que antes mencionamos. Es por ello que creo que este es el camino, el de insertar a todos, con políticas en la cual recuperemos la participación del estado, como las que ha venido realizando el gobierno nacional  y no un incentivo para algunos; como lo es el programa puntano. Cuando se les pregunto a los beneficiarios de las “estampitas para todos” (que tengan una situación socioeconómica estable, tanto quien va a una escuela privada o publica). que iban hacer con el beneficio recibido, dijeron la gran mayoría comprarse una moto o una guitarra o realizar un viaje. Entonces si piensan en esto, hay ciertas cuestiones que ya tiene resueltas, ¿no?. Recordemos que después de  la AUH aumentaron las ventas de zapatillas, vestimentas y alimentos. Entonces,  mejor es incluir que incentivar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario